Esta es La Casa Mapletrees - by Mapletrees
00:00 / 00:00

hola@escuelalibreoctopus.com

657599566- Ariadna

OCTOPUS- Espacio de crianza respetuosa

 

F.A.Q. - Dudas frecuentes

Aquí tenéis una recopilación de preguntas que nos han llegado. Si te queda alguna duda...¡escríbenos!

¿Cómo es el espacio?

El espacio se divide en cuatro zonas: juego, movimiento, comedor y descanso. En la sala de juego se encuentran distintos materiales organizados por áreas en varias estanterías, accesibles a los peques; cuenta con zonas de: plástica, construcciones, juego simbólico, juegos de mesa, biblioteca, y actividades de lecto-escritura y pensamiento lógico-matemático. La sala de movimiento cuenta con espejos, túneles, columpios, rampas, telas, escaleras... Por último, en la zona de descanso hay colchones individuales a los que poder acceder de forma autónoma, el igual que la zona de comedor, con sillas a su altura y estantes en los que poder guardar sus tarteras.

¿Cuántos menores hay por acompañante? y, ¿qué formación tienen?

La normativa de educación infantil permite que en los centros infantiles se acojan desde 8 bebés hasta 25 peques de menos de 6 años, lo cual no garantiza una atención de calidad ni una adaptación a las necesidades de cada peque. En Octopus, para garantizar un servicio de calidad y una atención individualizada, cada acompañante acoge a un máximo de 5 peques si son menores de 3 años, y 6 peques si son mayores. Y en ningún caso más de un peque menor de un año por grupo, en cuyo caso se reduciría la ratio a 4 peques por acompañante.

En cuanto a la formación, disponemos de formación en educación infantil (técnico superior y/o magisterio) y pedagogías alternativas/respetuosas, así como primeros auxilios pediátricos. Para las propuestas-talleres, contamos con personal con formación específica además de la citada anteriormente. Contando con personal bilingüe de ingles, personal signante, y con formación musical. 

¿Existe un periodo de adaptación? ¿Cómo es?

No es un periodo concreto ni para un tiempo concreto. Preferimos llamarlo conquista del espacio, pues no es cuestión de adaptarse (implicando cambiar nuestra costumbre) sino de amoldarnos todas las partes implicadas, encontrando cada una nuestro espacio sin perder nuestra esencia. Consideramos que este proceso de conquista es tanto para peques como para sus familiares y acompañante(s), por lo que todos debemos ir con calma, escuchar, y respetar los ritmos. Las familias son siempre bienvenidas al espacio, y cada peque decide cuándo quiere permanecer más tiempo sin su figura de apego. 

Como decía, no tiene un periodo concreto, ya que sabemos diversas situaciones personales pueden hacer que sin motivo aparente un día necesitemos más tiempo para volver a separarnos, como puede ser tras unas vacaciones. Así que no importa cuándo sea y cuánto tiempo necesite, la permanencia en el espacio debe ser agradable y por ello mimamos al máximo cada segundo.

¿Cómo se organiza el tiempo?

Las puertas abren a las 8:30, y las familias van llegando poco a poco, garantizando una cálida bienvenida y respetando su adaptación al espacio. Algunos desayunan, otros prefieren cargar pilas, y otros llegan hasta arriba de energía y se lanzan al juego libre.

A las 10:30-11 solemos almorzar juntos, pero antes y después de esta hora es habitual encontrar a peques merodeando por la cocina, pues cada uno regula su alimentación y decide cuándo y cuánto comer.

A las 12:00-12:30 suele comer el grupo de más peques y comen sin prisas, pues la comida es un momento de encuentro y disfrute. A las 13:00 llega el turno de los más mayores, quienes ya se encargan de poner la mesa, calentar su comida y recoger la vajilla al terminar. 

Tras la comida, nos lavamos los dientes, y unos van a recargar pilas con una siesta mientras otros disfrutan de alguna actividad tranquila. A las 16:00 comienzan a llegar las familias y vamos despidiéndonos con calma, comentando las anécdotas del día.  A las 16:30 cerramos las puertas.

¿Se suministra comida?
Normalmente, las familias optan por traer sus tuppers, garantizando así que cada peque siga la misma alimentación que en casa, teniendo en cuenta las intolerancias, alergias, creencias, alimentos introducidos, etc. Aquí los refrigeramos y a la hora de comer lo calentamos. Contamos con un microondas a disposición de todo aquel que lo necesite, para calentar los biberones, papillas, purés o cualquier tupper. También ofrecemos la opción de comida casera, proporcionada por una casa de comidas a domicilio, la cual prepara menús variados a diario, y se encuentra a escasos metros de nuestro centro. 

¿Cómo se lleva a cabo la retirada del pañal? 

En Octopus respetamos los ritmos y necesidades de cada peque, lo cual incluye la decisión de retirar el pañal. Desde el centro, proporcionamos unas pautas a las familias y aconsejamos sobre el proceso a seguir, escuchando siempre a los protagonistas. Aquí no importa si los peques siguen con pañal pasados los 3 años, aquí les motivaremos a dejarlo pero no se forzará en ningún caso, confiamos en ellos y sabemos que (salvo causa médica) terminarán dejándolo, ya que a todos les gusta sentirse mayores y ser independientes.

¿Hay tutorías u otro tipo de reuniones con las familias?

Tanto a la entrada como salida, las acompañantes dedicamos unos minutos a informar a las familias sobre los acontecimientos del día, así como posibles asuntos a destacar, anécdotas, etc. Y una vez al trimestre, o más si se considerase oportuno, tanto por las acompañantes como las familias, realizamos tutorías individuales poder conversar más tiempo y resolver posibles dudas.

¿Cuántas cuotas son? ¿Abrís los no lectivos?¿y en verano?

El curso escolar se divide en 11 cuotas mensuales, de agosto a junio. Seguimos el calendario escolar y se incluye el mes de julio como mes lectivo.

¿Cómo se resuelven los conflictos?¿Qué papel juega la educación emocional?

En Octopus, practicamos la escucha activa y comunicación no violenta, a fin integrar de forma no directiva herramientas para resolver sus conflictos. Hasta entonces, las acompañantes cumplimos con nuestra tarea, acompañar, no los resolvemos ni damos soluciones, sino que nos colocamos junto a la(s) parte(s) afectada(s) garantizando un entorno globalmente seguro (físico y psíqico). Trabajamos la inteligencia emocional a través de los cuentos y, sobre todo, el modelo, pues ya que se sabe que los peques son grandes imitadores desde el nacimiento.

Además, organizamos cursos en los que explicamos a las familias cómo aplicar en casa la escucha activa y comunicación no violenta, tratando de ofrecer un entorno concordante (familia-centro).

Completa el Puzzle